INTERVIENEN:

JUAN JOSÉ PARRILLA CÁNOVAS. Presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura

JOSEP CARLES GENOVÉS. Presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar

MODERA:

SALVADOR SÁNCHEZ ARNALDOS. Diputado provincial, presidente, por delegación, de la Comisión Provincial del Agua

EL MOPT DECLARA URGENTES LAS OBRAS PARA REUTILIZAR EL AGUA EN TRES COMARCAS

F. J. BENITO

José Carles Genovés calculó que la cuenca del Júcar tendrá un déficit estimado de 1.000 hectómetros en los próximos veinte años y la solución pasa necesariamente por recibir agua de fuera. Por su parte, Juan José Parrilla, presidente de la Confederación del Segura, reconoció un déficit actual de 690 hmA y anunció que se va a prohibir tajantamente la ampliación de cultivos.

Limitar el uso del agua con campañas de concienciación, la protección de los acuíferos, el aprovechamiento de las aguas residuales, de los propios recursos, los trabajos de reforestación hidráulica y la mejora de las técnicas agrícolas son las claves que Juan José Parrilla y José Carles Genovés, presidentes de las confederaciones, hidrográficas del Segura y el Júcar, apuntaron anteanoche en Alicante para garantizar el equilibrio hídrico de la provincia en los horizontes de sus respectivos planes de cuenca, que estiman las previsiones hasta el año 2012. Parrilla y Carles Genovés participaron en el penúltimo de los debates organizados por el Club INFORMACION, sobre el problema hídrico de Alicante.

José Carles Genovés, presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, confirmó que en junio saldrá a exposición pública el proyecto del esperado trasvase Júcar-Vinalopó-Marinas que, independientemente de las actuaciones del Plan Hidrológico Nacional, permitirá que la provincia reciba unos 100 hectómetros cúbicos más al año. Carles Genovés anunció además que el MOPT tiene previsto realizar una serie de trabajos para aprovechar al máximo la reutilización de las aguas residuales en las comarcas de l´Alacantí, Vinalopó y Marina Baixa, las que tienen mayores problemas. El plan, según ha podido saber este periódico, tiene un presupuesto de 9.000 millones de pesetas y entra dentro del paquete de medidas prioritarias que ha aprobado el Gobierno. Las obras incluirán, entre otras, la ampliación de la depuradora de Benidorm, nuevas estaciones en Elda y Novelda. El MOPT tiene previsto financiar todos estos trabajos con los fondos de cohesión previstos por la Comunidad Europea.

El presidente de la Confederación del Júcar comenzó su exposición explicando lo que representa su entidad. «Administramos una extensión de 43.000 kilómetros cuadrados -aproximadamente un 10% de la península- y en líneas generales la población, contando con el elemento estacional, es de unos cinco millones de personas. Erróneamente se nos suele identificar con Valencia, pero lo cierto es que un 50% es de la Comunidad Valenciana; un 36% a Castilla-La Mancha; un 13% a Aragón y un 1% a Cataluña. Las provincias bajo nuestra jurisdicción son Alicante, Albacete,Valencia, Teruel, Cuenca y Castellón». Carles Genovés informó sobre la situación actual de la cuenca que «si bien mirando los datos puede parecer que tenemos superávit, lo cierto es que el término que la definiría es de un equilibrio inestable, pues dentro del mismo territorio encontramos comarcas con mucha agua y otras, como el norte de Castellón y las alicantinas Marina Baja, l´Alacantí y Vinalopó con muchos problemas. Paralelamente existe una fuerte presión del incremento de usos, tanto para abastecimiento como agrícolas, por lo que nuestro plan de cuenca nos descubre que el déficit puede ser de mil hectómetros cúbicos en los próximos veinte años».

Como medidas para solucionar la situación, el presidente de la Confederación del Júcar dijo que la principal y definitiva es la «transferencia de recursos de otras cuencas». Otra serie de medidas serían, el aprovechamiento de los recursos internos, tanto de la regulación de las aguas superficiales como subterráneas; la protección de los acuíferos y el tratamiento de las aguas superficiales. «Dos problemas que considero muy graves son el deterioro ambiental del medio hidráulico, la sobreexplotación de los acuíferos y el despilfarro. No podemos permitir que haya zonas donde se siguen utilizando 12.000 metros cúbicos por hectárea». En este sentido explicó que «tenemos en marcha un plan para ahorrar entre 100 y 110 hectómetros cúbicos en los próximos 10 años, trabajando sobre 15.000 hectáreas».

Segura

Por su parte, Juan José Parrilla, presidente de la Confederación del Segura comenzó su intervención aportando los datos de su zona. Cerca de diecinueve mil kilómetros cuadrados, cuatro comunidades autónomas, una población estimada en dos millones de personas y una superficie de regadío de 257.000 hectáreas. «Nuestro déficit es de 690 hectómetros cúbicos si sumamos los 310 hmA de aguas producto de la sobreexplotación de acuíferos. Ante esta situación nuestro objetivo son dos medidas urgentes: restringir totalmente las nuevas ampliaciones de cultivos y una apuesta por la modernización de los regadíos tradicionales, implantando nuevos sistemas. Además tenemos la obligación de la rehabilitación forestal, como en la que se está llevando en el cauce del Segura, con el Plan de Avenidas».

Tras las exposiciones iniciales se pasó al turno de preguntas desde el foro, habiéndolas de todos los estilos. Hubo biólogos que se interesaron por las medidas para acabar con la contaminación difusa -pesticidas, fosfatos, nitratos- de los ríos. Los ecologistas censuraron la actuación del MOPT en determinadas obras y los agricultores hicieron preguntas sobre cuestiones que les afectan directamente como la que planteó el presidente de los regantes del Alto Vinalopó sobre el acuífero Jumilla-Villena.

Parrilla afirmó que «hemos descartado hacer un embalse en la laguna de Torrevieja porque es un paraje natural protegido y en el encauzamiento del Segura creo que es una obra con la que vamos a ganar todos pues los ecologistas tienen que tener muy claro que el Segura siempre ha sido un río artificial y no lo hemos estropeado nosotros al construir un cauce de cemento, por otro lado muy necesario en los tramos urbanos».

Por su parte, Carles Genovés, indicó que «el acuífero de Villena está declarado sobreexplotado y no se permite ningún tipo de actuación». El presidente del Júcar finalizó apuntando que «hay que desterrrar las reivindicaciones localistas en cuanto al agua y pensar más en la globalidad».

Datos informativos

Fecha inicio : 01-03-1993

Leave a Reply