INTERVIENEN:

ANDRÉS GARCÍA RECHE. Conseller de Industria, Comercio y Turismo de la Generalitat Valenciana

RAFAEL CALVO. Presidente de la Federación de Industrias del Calzado de España (FICE)

JUAN ANTONIO MACIÁ. Secretario de la Federación de Industrias Afines de UGT

PASCUAL PASCUAL. Secretario de Política Industrial de la Federación de Textil-Piel de CC.OO.

MANUEL MARTÍNEZ POMARES. Director-gerente de Calzados Martínez Valero

MODERA:

JUSTO MUÑOZ FERNÁNDEZ. Subdirector de INFORMACION

LA MESA SECTORIAL SE IMPONE ALCANZAR UN ACUERDO SOBRE EL CALZADO EN ESTE AÑO

ROSA CARRIZOSA

Los participantes en el debate del Club INFORMACION sobre la situación del calzado y asistentes guardaron al principio del acto un minuto de silencio por la muerte el pasado jueves del padre del Rey, el Conde de Barcelona, Don Juan de Borbón. El acuerdo y sintonía que se ha ido zanjando a lo largo de las reuniones de la mesa sectorial del calzado de la Comunidad Valenciana, se reflejó también en este debate en el que fueron muchas la coincidencias por parte de los sindicatos -Pascual Pascual, de CC.OO. y Juan Antonio Maciá, de UGT- la patronal y empresarios -Rafael Calvo, presidente de FICE, y Manuel Martínez Pomares como empresario ilicitano- y la Administración autonómica, a través del conseller de Industria, Andrés García Reche.

La mejora de la imagen del calzado español, potenciando el «made in Spain» fue, al igual que la necesidad de formación («no sólo al trabajador, sino también al empresario», dijo Juan Antonio Maciá); los problemas de comercialización; la idoneidad de las ayudas de la Administración y el modelo pequeño de las empresas del calzado, los problemas que salieron a relucir a lo largo del debate en un tono de recordatorio y casi histórico porque la mayoría de los miembros de la mesa son a la vez integrantes de la mesa sectorial del calzado que recientemente ha llegado a un principio de acuerdo sobre dos temas que preocupan desde siempre a los empresarios y que los sindicatos están dispuestos a apoyar, siempre y cuando se garantice una estabilidad en el empleo y se aborden también medidas industriales que mejoren el sector.

El presidente de la patronal, Rafael Calvo, insistió en la necesidad de la flexibilidad de la jornada laboral en el sector, debido al carácter estacional del mismo y vinculado a la exoneración de cuotas a la Seguridad Social, así como el modelo de contratación de los fijos-discontinuos.

Sobre estos dos temas han acordado patronal y sindicatos estudiarlos profundamente y buscar soluciones. El empresario Martínez Pomares se preguntaba «¿por qué no se ha llegado antes a este acuerdo?». La pregunta fue respondida después de varias intervenciones por el propio conseller de Industria, Andrés García Reche, quien hizo un repaso de la historia singular del sector y dijo «ahora en época de crisis es cuando parece que se empiezan a sincerar todos. Esto es una ventaja porque empezamos a hablar de los problemas a fondo y sin reservas. En la historia del calzado ha faltado lo principal y es que había problemas serios de los que hablar, pero ya no se responsabiliza a los demás, sino que es tarea de todos». García Reche situaba a la pérdida del mercado americano como el origen de la incertidumbre comercial del sector y también aludió en términos compartivos con otros países a la historia política de España de los últimos 50 años que había creado un mercado cerrado y conferido el carácter singular del desarrollo de la industria. Aludió a la falta de estructura financiera de las empresas.

Juan Antonio Maciá no se extendió en disquisiciones y dijo, ante el nuevo panorama abierto en la mesa sectorial que, «el reto es decisivo, pero sabemos que el tiempo se acaba y el plazo tiene que ser este año porque el tren sólo pasa una vez».

Vamos a probar

García Reche insistió en la necesidad de llegar a acuerdos y también añadió que «merece la pena hacer la prueba para saber si ése era el problema estructural del calzado (flexibilidad laboral y fijos discontinuos) y que es el que ha propiciado la economía sumergida».

En las distintas exposiciones de los participantes todos coincidieron en la precaria situación del sector y se abogó por un nuevo modelo de industria zapatera en el que las empresas fueran más sólidas, «dependiendo del tamaño», puntualizaba el conseller. El presidente de la patronal, avanzaba que en el futuro panorama habrá grandes marcas de calzado y fabricantes que trabajen para otros fabricantes en aras de mejorar la comercialización.

Una mejor distribución de las ayudas oficiales fue planteada por Francisco Soler, representante del PP en PIMESA y asistente al acto, y el industrial Rafael Bernabeu se lamentó de no haber recibido novedades sobre el sector, «se ha hablado de problemas de hace 15 años y hace falta hablar menos de pasado y más de futuro».

En ese futuro están implicadas las 1.400 empresas de calzado de la Comunidad Valenciana.

Datos informativos

Fecha inicio : 01-04-1993

Leave a Reply