INTERVIENE:

MONSEÑOR ELÍAS YANES. Arzobispo de Zaragoza y presidente de la Conferencia Episcopal Española

PRESENTA:

MONSEÑOR FRANCISCO ÁLVAREZ. Obispo de Orihuela-Alicante

«EL CATECISMO ES NECESARIAMENTE INCOMPLETO, PORQUE SE DESTINA A LA IGLESIA UNIVERSAL»

CRISTINA MARTÍNEZ

El obispo de Orihuela-Alicante, Francisco Álvarez Martínez, presentó el lunes por la noche la conferencia de monseñor Elías Yanes, en un Auditorio de la CAM que se quedó pequeño para acoger al público que se interesó por su presencia en Alicante y que tuvo que seguir la charla desde los monitores situados fuera de la sala.

El presidente de la Conferencia Episcopal, a quien el obispo definió como un cristiano que ha vivido todos los afanes de la enseñanza y la catequesis, agradeció la invitación del Club INFORMACION para presentar el nuevo Catecismo en Alicante y afirmó que pese a la polémica suscitada en los medios de comunicación «el éxito editorial del texto se debe a que en estos momentos Europa, una vez que han caído los grandes mitos ideológicos en los que muchos ponían sus esperanzas de salvación, se enfrenta a un gran número de interrogantes respecto al futuro. Da mucho que pensar las dificultades de los hombres de Europa del Este para iniciar un mundo de libertades, pero también las de Occidente por la solidaridad que ellos nos reclaman».

Para Yanes, en la sociedad actual «hay problemas de enorme complejidad para los que no tenemos respuesta; existen abundantes medios materiales pero faltan soluciones a problemas humanos y la felicidad no depende de los bienes ni de los placeres; esto suscita en el corazón del hombre las eternas preguntas del planteamiento filosófico y por eso son muchos los que se vuelcan hacia la Iglesia buscando la esperanza».

Tradición

En su introducción, el presidente de la Confederación Episcopal destacó que su intención era la de señalar algunos aspectos que faciliten la comprensión del nuevo Catecismo, no un comentario en sí. «Nosotros somos Iglesia en la medida en que estamos unidos por la profesión de la misma fe. Con el Catecismo se entrega a la Iglesia la tradición recibida, de una manera orgánica y sintética, porque un catecismo no es un manual de teología, es una síntesis de la fe. Es un Catecismo doctrinal pero no abstracto, sino destinado a servir como punto de referencia a los catecismos que realice cada Conferencia Episcopal. Por eso le falta esa importante corriente pedagógica, porque cada país debe crear uno con rasgos propios pero en esa variedad de formas de vida sociocultural se necesita mantener una unidad de fe que la aporta el nuevo texto».

Los principales destinatarios, según monseñor Yanes, son los responsables de la catequesis, principalmente los obispos. «No basta con saber teología para ser catequista, hay que saber qué enseñanza de la fe se debe presentar al pueblo cristiano. Pero puede ser comprendido por todo el mundo, aunque no se puede leer viendo la tele, exige un esfuerzo pero vale la pena hacerlo».

En cuanto al lenguaje empleado afirmó que «expone sobriamente la doctrina con un estilo a veces esquemático, pero no decide sobre cuestiones polémicas. Resulta admirable que los redactores hayan podido meter tanta doctrina, por eso lo que parece amplio a mí se me antoja breve».

Por otro lado, destacó que no es un compendio sobre la moralidad. «Con el Catecismo se da a entender que esa moral no se da por el esfuerzo del hombre sino porque es un don de Dios, porque el cristianismo no es una revelación de la moral».

Datos informativos

Fecha inicio : 15-03-1993

Leave a Reply