INTERVIENE:

JAVIER ZARAGOZA. Teniente fiscal de la Fiscalía Especial para la Prevención y Represión del Tráfico Ilegal de Drogas

PRESENTA Y MODERA:

RICARD CABEDO NEBOT. Fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Alicante

JAVIER ZARAGOZA DICE QUE EL FINAL DE LOS «NARCOS» PASA POR LA CONFISCACIÓN DE SUS POSESIONES

MERCEDES GALLEGO

Javier Zaragoza expuso de una forma clara y con un lenguaje accesible a todos los públicos su visión del problema de la droga y de los mecanismos que es preciso arbitrar para acabar o, al menos, atajar este mal.

En su opinión, «nos encontramos en el punto álgido de la lucha contra el narcotráfico en el contexto de una sociedad que exige respuestas inmediatas». Pero, al igual que ha ocurrido con otras muchas cuestiones, la Justicia no ha sabido evolucionar al mismo ritmo «y, por lo tanto, se carece de los instrumentos necesarios para dar esa respuesta adecuada», señaló.

Zaragoza puso ejemplos concretos cuando aseguró que «ni los cuatro juzgados centrales de la Audiencia Nacional son suficientes para tramitar los asuntos relacionados con el narcotráfico ni los juzgados de provincias están suficientemente capacitados para hacerlo».

Para él, el frente más importante se centra en la confiscación de las ganancias «ya que los beneficios que se obtienen del narcotráfico se introducen en la economía lícita para blanquearlos. Y esto tiene otros muchos efectos negativos como la competencia desleal entre las empresas que se nutren de estos fondos y las que no lo hacen, el cierre de negocios y, consecuentemente el paro».

Delincuencia organizada

«Aparece aquí -continuó el fiscal- la delincuencia organizada, empresas que aprovechan la más mínima debilidad de las instituciones para introducirse en el poder o, como en el caso de Colombia, sustituirlo».

Entre las medidas planteadas por Zaragoza para luchar contra este problema se encuentra la regulación de la figura del colaborador con la Justicia, la necesidad de establecer nuevas medidas legales contra los bienes y la anulación de las actividades comerciales en las que se pruebe que se ha movido dinero procedente del narcotráfico.

En este sentido, el teniente fiscal se quejó de que no hubiera más colaboración por parte de las entidades bancarias y recordó que los grandes traficantes de droga nunca tienen bienes a su nombre «por lo que habría que distinguir entre la titularidad jurídica y la disponibilidad de las posesiones». Como reflexión, el fiscal lanzó al aire la posible incorporación del delito de enriquecimiento ilícito y el decomiso de los bienes de origen poco claro.

Además de las trabas que ponen las entidades financieras para colaborar con la Justicia, Zaragoza también se quejó de la colaboración internacional y de la existencia de los paraísos fiscales «por donde pasa todo el dinero procedente de la droga».

Reivindicó asimismo la adaptación de nuevas técnicas de investigación, la figura del agente encubierto bajo el necesario control judicial, una definición clara y concisa de las garantías con que se deben realizar las escuchas telefónicas que no deje la valoración de esta prueba al arbitrio del tribunal y el ejuiciamiento rápido y sin dilaciones de los procesados.

El teniente fiscal ni quiso pronunciarse sobre si la despenalización del tráfico de drogas podría acabar con una buena parte de este problema.

Datos informativos

Fecha inicio : 27-10-1994

Leave a Reply